La vida me dijo claramente: Para, detente… ✋⏳

Una influenza inesperada nos detuvo por 8 días. ¡En otros momentos de mi vida me hubiese desesperado de una manera caótica irreversible…!

parar por 8 días, cómo será posible con todo lo “productiva” que necesito SER…

Pensamientos de la mente, porque claramente la vida, sí la vida, estaba trayendo esta pausa para lograr prepararme para lo que viene.

Lecciones aprendidas durante este detente 👩‍🏫 

  • El silencio. Aprendí a apreciarlo mucho, aún sin poder comprender demasiado. El dolor de cabeza era incontrolable, me costaba abrir los ojos. Así que él, fue parte esencial para este proceso. 🤫
  • La fuerza de mi hija. Es una niña muy valiente y a pesar de sentir todo ese dolor, se recuperaba rápido de cada intervención. Su fuerza me enseñó muchísimo. 💪
  • La aplicación de mis enseñanzas a lo largo de la vida. Esta muy bonito, si, meditar, hacer yoga, entrar en procesos de escuchar, ¡Cuando estamos bien! ¿Y cuando no estamos “tan bien”? Este fue el aprendizaje que inspiró este blog post. 🧘

Al primer día con influenza, mi compañero de camino me mira, a eso de las 6:00 p.m., tienes que meterte debajo del chorro frío Mary. ¡Lloré, pedí otra manera de lograr bajar mi fiebre! ¡El me recordó lo valiente que fue Victoria cuando lo hicieron en el hospital! Con un miedo horrible, me metí en la bañera. Al principio respiraba fuerte, como si no pudiera tolerarlo. De momento, escuche mi voz interior:

¡Medita! 🧘

Photo by JD Mason on Unsplash

Solo así podrás callar tu mente de estar diciendo que está frío, que no puedes, que no lo logras, etc. ¡Voluntad! Entonces, sentí sentarme en posición de “cuarto de loto“, respiré mientras caía agua congelada por todo mi cuerpo, y varios minutos después, solo escuchaba mi respiración, ya no temblaba, salude al sol varias veces levantando mis manos para que también cayera agua entre mis axilas, estiré mis piernas y 26 minutos después, decidí pararme. Mi compañero de camino estaba impresionado, el también pensó que no lo lograría. La fiebre bajó y aunque continuó por varios días más, no era tan alta como ese momento.

Pensé:

de qué me sirve tanto conocimiento si al momento de aplicarlo, no tengo disciplina.

Cuando necesitamos aplicar verdaderamente nuestros aprendizajes, es cuándo la mente dice:

que no lo lograrás.

Ese momento justo en el que tu mente se acerca a decirte, no vas a lograrlo y tu le respondes:

solo mírame y observa cómo lo logro. ☺️

A la mente hay que educarla, ella no sirve para todo.


Reconozco que soy criticada por pasar mis procesos lo más natural posible. Lo único que ingerí fue “acetaminofen” cada 4 horas para tratar de controlar la fiebre. Todo lo demás, ha sido muy orgánico, no tan solo para mi, si no, para mi hija. Baños de agua fresca (luego de la congelada ❄️ ), electrolitos, frutas frías: blueberrys, uvas verdes, compresas de hielo en el área del cuello y espalda. Además, un homeopático milagroso, que comparto en esta foto. Es el que me ha permitido comenzar a escribir mi aprendizaje.

Otra enseñanza, ha sido seguir totalmente mi intuición y no me falló. Teníamos que vivir lo que vivimos, sin dudarlo, a partir de ahí, he valorado más lo que he sentido hacer. ✨

El silencio es la mejor respuesta.

Entonces, a partir de esta experiencia: Cultivo mi silencio.

Mucha luz y amor a sus procesos de vida.

Todo en la vida tiene un para qué perfecto. ¡Confía! ✨

MaRyLuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s